La historia del humanista que trajo la imprenta a Salamanca

Nebrija, catedrático en Salamanca y autor de la primera gramática castellana, vivió pluriempleado. Llegó a descuidar sus clases en la Universidad y abandonó la ciudad, desengañado, en 1513.

Elio Antonio de Nebrija (1441-1522), hombre polifacético que trae la imprenta a Salamanca, tuvo una carrera muy extensa. A la ciudad llega por primera vez de adolescente para estudiar cinco años en la Universidad, pero a los diecinueve se va a Italia, donde disfruta de una beca del Real Colegio de España o de San Clemente de los Españoles, en la Universidad de Bolonia.

Allí pasa diez años. “Él mismo confiesa que su deseo era aprender nuevas cosas de los grandes maestros del Humanismo, cuya fuente era Italia, y poder introducir nuevos métodos en las universidades españolas, sobre todo, en la enseñanza del latín”, escribió Antonio Quilis en el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia.

A la vuelta de Italia trabaja para el arzobispo Fonseca en Sevilla, que le permite dedicarse mucho tiempo al estudio. A la muerte de su protector regresa a Salamanca. El 4 de julio de 1475 es contratado para impartir dos clases diarias, una de poesía y otra de oratoria. Pronto descubre, según relató Gregorio Hinojo en “Revista de Estudios” de Salamanca, el “escolástico salario” de la enseñanza. Durante su estancia con el arzobispo recibía 150 florines, mientras que en la Universidad, pese a su pluriempleo, no cobraba ni la mitad. Por ello se ve obligado a impartir un número de clases excesivo, que se incrementará cuando al año siguiente obtenga la cátedra de Gramática. Algunas inasistencias a clase le causan los primeros conflictos con el claustro. Y otras faltas de asistencia redundan en que le quiten las clases de oratoria, reduciendo a 50 florines su contrato.

Cuando Nebrija se da cuenta de que no podía proponer a sus estudiantes ningún manual, se dedica a escribir sus “Introductiones latinae”, que imprime en Salamanca en 1481. Era su primera publicación, de la que se imprimen mil ejemplares que pronto se agotaron.

Nebrija también se casa en aquella época con la salmantina Isabel de Solís, con quien tiene siete hijos. De 1486 a 1504 abandona Salamanca para entrar al servicio de al obispo de Ávila, fray Hernando de Talavera, que en 1485, le expone al humanista el deseo de la reina Isabel de que editase las “Introductiones” con una traducción en español.

En 1503, a la muerte de Pedro Gomiel, el claustro de Salamanca le llama para que se presente a la cátedra, como premio por sus brillantes publicaciones. El único oponente se retira porque no quería competir con un maestro de tanto prestigio, según escribió Gregorio Hinojo. Ese mismo año Nebrija renuncia para ir con el maestre de Álcantara, propuesto para la sede arzobispal de Sevilla, pero el cardenal muere repentinamente, y joven, en 1504. El humanista vuelve a tomar posesión de la cátedra de Salamanca, tras una oposición de la que se retira su gran amigo portugués Ayres Barbosa. Vistos sus antecedentes, se le obliga a jurar que no se ausentará o será castigado económicamente.

Aquella es una época fecunda en publicaciones del gramático y filólogo, por lo que descuida de nuevo sus clases y en el curso 1508-1509 no se presenta a impartirlas ni aparece por la Universidad. El claustro declara desierta su cátedra. Pero como compensación a esta pérdida es nombrado cronista regio y redactará obras históricas.

En 1509 consigue la cátedra de Retórica (no se presenta ningún otro candidato). Sus críticas a los maestros del Estudio suben de tono. En 1513 queda libre la cátedra de Gramática y a ella se oponen tres personas: Herrera el Viejo, un joven llamado García del Castillo, y Nebrija, que debía ambicionar la cátedra porque era de más categoría que la suya o porque tenía mejor dotación económica y, también, quedaba mejor jubilación. Inexplicablemente, el recién graduado, García del Castillo, obtiene más votos del claustro y se le otorga la cátedra a mediados de julio de 1513. Nebrija abandona entonces Salamanca “con harto dolor y desengaño”, según escriben los especialistas en la vida y trayectoria del humanista.

Fuente: lagacetadesalamanca

antonio nebrija, historia de salamanca, historia imprenta, imprenta, Imprimir libros

Suscríbete a la Newsletter

Carrer Sagunt nº56   
08014 Barcelona

© 2019 LIBERPRINTING. INDIANWEBS DESIGN