Qué tener en cuenta si quieres imprimir tu propio libro

Hora de la maquetación

Cuando estés acabando de escribir tu obra o ya la tengas lista para editar, seguro que te fijas en los distintos tipos de libros que hay en tu casa o en las tiendas mientras piensas cómo querrías que fuese el tuyo. Aunque los gustos personales estarán presentes, esta decisión vendrá determinada principalmente por el tipo de manuscrito que hayas realizado.

No es lo mismo editar una novela, un libro de poesía, de fotografía, un cuento o un cómic. De igual modo, todo cambia si lo queremos lanzar en rústica, es decir, la tapa blanda que llevan los libros de bolsillo o cartoné (tapa dura). Deberás plantearte qué es lo que más te merece la pena.

Medidas más utilizadas:

210mm x 297mm (DIN A4). Seguro que lo conoces: es el tamaño de los folios de toda la vida. Por lo general, se reserva para la edición de revistas o similares, como publicaciones gráficas. Imagina leer una novela en este tamaño; demasiado grande y poco práctico, ¿verdad?

148mm x 210 mm (A5). Es el patrón habitual de los libros de narrativa debido a su comodidad, su calidad y su precio. Más o menos, equivale a la mitad de un folio (visualiza el típico bloc de notas).

150mm x 210mm. Ya está aquí, hemos llegado al archiconocido libro de bolsillo. La mayor ventaja de este tamaño es que prácticamente se adapta a todo tipo de escritos.

216mm ×297mm. Este tamaño se utiliza habitualmente para producir manuales o libretos similares. Al igual que el DIN A4, resulta excesivamente grande para la narrativa.

170mm × 235mm. Como puedes ver, se acerca al tamaño de un A5, por lo que también podría adecuarse a lo que estás buscando para tu novela o relato. Eso sí, es más grande y también más caro, aunque no debes dejar que este dato te eche para atrás. 

Tipos de portadas:

Plastificado brillante: el acabado más habitual. Como su nombre indica, cubre la portada con una lámina transparente dotada de brillo. Está recomendado para portadas cuyo elemento fundamental es una foto tremendamente llamativa y seductora.

Plastificado mate: como el anterior, pero con un plastificado sin brillos, mate. De esta manera, se mantiene protegido el libro a la vez que se consigue un efecto más sutil.

Sin plastificado: no lleva ninguna capa de plástico que proteja la portada, por lo que el coste de impresión es menor. Sin embargo, date cuenta de que una portada sin plastificar se daña con facilidad, es sensible a las manchas, las roturas y la erosión.

Barnizado: toda la portada o solo algunos elementos de la misma pasan por un proceso de barnizado en spray. Punto a favor: se consigue el impacto del laminado brillante. Punto en contra: es mucho más caro.

Carrer Sagunt nº56   
08014 Barcelona

© 2019 LIBERPRINTING. INDIANWEBS DESIGN